Cada vez es más frecuente recurrir a cerramientos de aluminio para cerrar espacios como la terraza y ganar algo de metros a nuestra casa y disfrutar de mayores ventajas de aislamiento térmico y acústico. Es una práctica muy habitual y por ello te queremos contar sus principales ventajas:

1. Consigue aumentar el espacio: esta es una de las ventajas principales por la que se realizan los cerramientos. Al cerrar una terraza, ganamos un espacio cerrado dentro de casa para colocar armarios, despensas o incluso algún electrodoméstico sin pensar en qué ocurrirá si llueve o si hace viento.

2. Permite un mayor aislamiento: con el cerramiento ganas en aislamiento acústico, ya que hace que los ruidos de la calle o del resto de viviendas apenas lleguen a escucharse dentro de casa. Y, por otro lado, también aumenta el aislamiento térmico, sobre todo en invierno, momento en el que el sol penetra en la vivienda y calienta la casa o se produce una protección ante fuertes vientos al reducir la posibilidad de que el aire frío entre en el hogar.

3. Aumenta la seguridad de la vivienda: aporta una protección extra ante posibles robos, quedando la vivienda protegida por completo.

4. La vivienda se ensuciará menos, ya que no entrará la suciedad de la calle suciedad.