Ahora que estás pasando mucho tiempo en casa, seguramente te has planteado algunos de los cambios y mejoras que podrías hacerle a tu vivienda para mejorar la calidad de vida sin necesidad de hacer una gran reforma. Hablamos, por ejemplo, de renovar las viejas ventanas poco aislantes por unas nuevas de PVC Kömmerling, con la que ahorrarás en tu factura eléctrica a lo largo del año.

Y es que, con la llegada del calor en pocos meses, comenzaremos a usar del aire acondicionado, y si nuestras ventanas no están preparadas, sufriremos la pérdida de temperatura y el aumento en la factura eléctrica. Con unas ventanas aislantes conseguirás una gran eficiencia energética y contribuirás a mejorar el planeta.

En este sentido, la instalación de ventanas sin obras será tu mejor alternativa, ya que consiste en no quitar los marcos antiguos, tan solo en forrarlos con cinta expansiva y colocar sobre estos marcos las nuevas ventanas. Gracias a este nuevo método de trabajo, aprovechamos el hueco existente para colocar la persiana o bien colocar el nuevo cajón en el exterior, porque lo importante es aislar correctamente el viejo hueco.

Es la solución perfecta que estás buscando en estos momentos, rápida y muy limpia, con un resultado estético inmejorable. Olvídate de las obras, del polvo, del yeso y de los escombros. Si estás interesados, llámanos y te haremos un presupuesto sin compromiso.